Comunidad ex-Testigos de Jehová

Versión completa: Si no leemos (...) no sabemos pensar.
Actualmente estas viendo una versión simplificada de nuestro contenido. Ver la versión completa con el formato correcto.
SI NO LEEMOS, NO SABEMOS ESCRIBIR, Y SI NO SABEMOS ESCRIBIR, NO SABEMOS PENSAR

Hoy todos escriben, todos quieren expresar sus sentimientos y opiniones, pero, ¿quién lee? En cierta forma la lectura es una actividad superior a la escritura; sólo podemos escribir con el lenguaje que hemos adquirido leyendo.
La lectura es la materia prima de la escritura y la posibilidad de crear una obra que tenga belleza y profundidad o simplemente claridad, se basa en las lecturas que hemos hecho y lo que hemos aprendido de otros autores (sus palabras se vuelven las nuestras, se mezclan con nuestros pensamientos y experiencias).
Así se destila la escritura, como una refinación del pensamiento no sólo personal, sino del tiempo mismo.

Para muchas personas es más atractivo escribir, tiene más glamour –algo que quizás se deba a la inmadurez y al egoísmo–, pero grandes escritores nos dicen que la felicidad en realidad está en la lectura. Borges es especialmente fértil en este sentido: "la felicidad, cuando eres lector, es frecuente". Y la célebre: "Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído".

Hay una frase contundente, que si no mal recuerdo es de Juan José Arreola, "Si no lees, no sabes escribir. Si no sabes escribir no sabes pensar". Una sencillez aforística que debe ser el fruto de la labor intelectual de un buen lector.

Edmund Husserl escribe en su Lógica formal y Lógica trascendental: "El pensamiento siempre se hace en el lenguaje y está totalmente ligado a la palabra. Pensar, de forma distinta a otras modalidades de la conciencia, es siempre lingüístico, siempre un uso del lenguaje". Así que si no tenemos palabras, si no tenemos lecturas en nuestra memoria que enriquezcan nuestro lenguaje, nuestro pensamiento será muy pobre.
Las personas toleran no ser buenos lectores, pero si se les dice que no saben pensar, esto lastima su orgullo y, sin embargo, una condiciona a la otra.

Así, la lectura es una herramienta de desarrollo fundamental. Y donde mejor se desenvuelve esta herramienta es en los libros, no en los pequeños artículos que dominan la circulación de la Web; el encuentro con el lenguaje merece un espacio de concentración –el medio es también el mensaje–, un encuentro a fondo con la mente de un autor que puede haber muerto hace cientos de años pero que vive, al menos meméticamente, en el texto que se trasvasa a nuestra mente.

Podemos también preguntarnos si es que existe o no la conciencia sin el lenguaje. Aunque una primera lectura de las filosofías de la India parecería indicar que para los pensadores que nos dieron el yoga y la meditación, la conciencia existe más allá del pensamiento lingüístico (que es, de hecho, todo lo que existe), como ocurre en los estados de absorción meditativa (jñanas), también se debe notar que en el hinduismo el universo es generado a partir de la letra A del sánscrito, de la cual también se deriva la sílaba creadora OM.

Posteriormente, en el budismo tibetano la letra A del alfabeto tibetano (parecida a la A del sánscrito) es también considerada una especie de fuente cósmica creativa, y se representa como emanando los cinco elementos en un thigle (bindu en sánscrito). Tenemos por supuesto la cábala, donde el universo entero es lo que se produce cuando se pronuncian los nombres divinos; la letra Aleph, tiene suprema importancia (como exploró Borges en su cuento, donde el Aleph es justamente como una especie de thigle o punto donde se encuentra la totalidad del universo).

Sin embargo, el mundo es creado con la letra Bet, con la palabra Bereshit, que David Chaim Smith traduce no como inicio, sino algo así como "inicialidad" (beginingness), para denotar la constancia de la creación, un acto perenne que no ocurre en el pasado, sino en el presente. En suma, el mundo se crea con la palabra y esto es así no sólo en una visión esotérica o religiosa de la realidad, lo es en nuestra vida cotidiana: sólo alcanzamos a distinguir las formas una vez que tenemos los nombres.

De cualquier manera queda claro que la lectura como surtidor de las palabras que animan nuestra conciencia es un aspecto esencial de lo que es un ser humano que piensa el mundo. Podemos existir sin pensar, y a veces el pensamiento se convierte en un ruido que enferma la mente, pero en el pensamiento, con el poder de la palabra, tenemos una potencia divina. Como escribió Hölderlin:

Sin embargo, nos compete, bajo la tormenta de Dios,

Oh poetas, erguidos y con la cabeza descubierta,

Asir con nuestras propias manos el rayo de luz del Padre,

Y pasar, envuelto en canción, ese regalo divino a la gente.

[Solo foristas activos pueden ver enlaces. Haz clic para registrarte.]
(01-Mar-2019, 03:17 pm)
Aimée escribió: [Solo foristas activos pueden ver enlaces. Haz clic para registrarte.]

ouch ! Sad
me agrada un poco el texto... pero ... maldito pero.

bien, de la television, se ha dicho cosas nefastas. pero es la misma television la que no s ha dado cosas como Cosmos (en sus dos versiones), nos ha dado "el ascenso del hombre", "la gran canica azul", "plaza Sesamo", "Beackman World" y muchisimas otras mas que son funte de cultura inagotable...

de la radio, hay series que han trascendido, los documentales e incluso novelas que hoy son clasicas, como "la invasion de dos mundos" de Orwell, porque casi todo lo de orwell, era guiones de radio, no libros como muchos piensan.

y si bien primo la lectura sobre lo audiovisual, no debemos olvidar que muchos panfletos son escritos, y muchas cosas como los libros de Chropa y Jodorosky son libros... Mine Kemptf(Milucha) de Adolf Histler incluso fue escrita (aunque hay que aclarar que ni siquiera los mandos militares habían, en su mayoría, leído su libro!).

o sea, que ademas de buscar la lectura como medio de informacion y disfrute, debemos tambien ser discriminativos con lo que leemos.

existen muchos que SOLO LEEN UN LIBRO, y creen saberlo todo. si, hablo de la biblia. muy interesante a su epoca, pero no deja de ser cultura del neolitico.

hay queines han leido mucho, miles de libros... pero la verdad, "choferes de microbuses", "la dulce vida"(revista de humor, editada en Mexico), "el libro vaquero", "golden Gate" y tantos otros libros que de humor no pasan... y poco a nada aportan a la cultura, son tambien libros...

la enorme paradoja, publicada por varios diarios en Mexico era: "adolecentes son los que mas gastan en libros"... y ademas otro titular "los jovenes no saben leer".

y... la verdad, las "novelas graficas", tampoco son del todo malas. yo leo "One Piece", y lei "Mexico historia de un pueblo", asi como muchas otras publicadas por historiadores o arqueologos(ejem, One Piece no es arqueologica)...

de nuevo, entre el libro vaquero y "los vigilantes" hay tan gran diferencia... que saber discriminar, es escencial.

y el saber discriminar se logra con orientacion.
(01-Mar-2019, 03:17 pm)
Aimée escribió: [Solo foristas activos pueden ver enlaces. Haz clic para registrarte.]
En mi humilde opinión, ciertamente el leer abre un mundo de posibilidades, si bien existe lectura de gran valor y libros para cada gusto, hay otras que merecen ser pasadas por la lupa, una vez un señor muy mayor, pero bastante mayor pero, todavía duro y rozagante me menciono que (en su sabiduría) que no hay libros buenos o malos, son solo libros, es la persona al leerlo la que le da el valor, y de cierto modo es posible que sea así.
Si uno solo lee con lo que está a gusto corre el riesgo de vivir sesgado en sus puntos de vista. A veces esos libros que nos revuelcan en el piso y nos dejan moretones en el alma son los que nos ensanchan.