Copyright owners, please read our FAIR USE NOTICE / AVISO DE USO JUSTO. (April 08, 2018)

Calificación:
  • 1 voto(s) - 3 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Una educación (Tara Westover)
#1
[Imagen: 41VvTxZNdVL._SX324_BO1,204,203,200_.jpg]

Podría decirse que Tara Westover es "prima" nuestra. Nació y creció en una familia mormona, otra secta apocalíptica norteamericana muy diseminada por el mundo. Muchos de los episodios de su vida me hicieron recordar otros tantos parecidos en la mía.

Es una historia fascinante, que es de la vida real, con un final agridulce, pues, como todos sabemos, nadie sale indemne de una secta (aunque ella no va en contra ni habla mal de los mormones sino de su crianza específicamente).

Tara no conoció una escuela hasta antes de los 17. No sabía que habían pasado dos guerras mundiales y que había habido algo llamado Holocausto. No supo su fecha exacta de nacimiento y jamás fue vacunada (ni había tomado una pastilla en su vida), pero esto no le impidió graduarse de historiadora en Cambridge y obtener una beca en Harvard.




Me gusta esta reseña que comparto con ustedes:

Tara Westover: el poder de una educación - Los portadores de sueños
[Solo foristas activos pueden ver enlaces. Haz clic para registrarte.]

[Imagen: westoverp.jpg]

Tara Westover: el poder de una educación
18-10-2018

Si creces creyendo que el Apocalipsis llegará pronto, que el mundo está gobernado por los Illuminati, que los médicos y los profesores son agentes de un poderoso servicio de inteligencia que controlan las vidas de quienes «saben la Verdad»; si pasas tu niñez y tu adolescencia almacenando conservas y gasolina en un agujero cavado en el jardín, por si el ejército te ataca y necesitas provisiones para sobrevivir; si nunca has ido al colegio ni sabes cuándo naciste exactamente; si a tus dieciséis años tus padres creen que tienes veinte porque «cuesta llevar la cuenta de la edad de los hijos»; si nunca has ido al colegio porque tenías que ayudar a tu padre en un desguace de chatarra y a tu madre a atender partos y a fabricar cocciones de hierbas mientras chasqueaba los dedos (porque a través de esos chasquidos, Dios le indicaba las proporciones correctas). Si vives todo esto en tus primeros años de vida, cuando se forja tu identidad y te construyes como persona, si tu entorno de seguridad y tus referencias se mueven entre el fanatismo religioso –Mormón, en este caso–, el aislamiento, las teorías de la conspiración y el desequilibrio mental, si tu rutina diaria es esquivar la violencia de tu hermano mientras tus padres la justifican por tu actitud poco recatada…

Si esta es tu vida solo puedes tener ganas de huir, aunque eso suponga tener que preparar por libre, estudiando a escondidas, la prueba de acceso a la Universidad, y que llegues a las aulas y nunca hayas oído hablar del Holocausto, de Napoleón o de Martin Luther King, o que no sepas que en el siglo XX hubo dos guerras mundiales. A pesar de partir de cero y de tener que ponerse al día en unos meses de lo que tendría que haber aprendido en años, la protagonista de este libro se doctoró en Cambridge y obtuvo una beca para Harvard.

Lo que he contado aquí no es ficción: no es producto de la imaginación fértil de una escritora. Lo que cuenta Tara Westover (Idaho, EEUU, 1986) en Una educación (traducción de A. Martín, ed. Lumen) es su historia, la de una vida tremenda de la que pudo escapar con valentía, una gran fuerza de voluntad y mucho afán de superación. «Es increíble que antes creyera todo esto sin el menor recelo. El mundo entero se equivocaba: sólo papá tenía razón.» Tara Westover abrió los ojos –y descubrió el mundo– gracias al conocimiento, a las lecturas, al saber que encontró más allá de sus montañas.


Un libro muy recomendable.

[Solo foristas activos pueden ver enlaces. Haz clic para registrarte.]
¡No sin mi familia!
Ubi dubium ibi libertas (Donde hay dudas hay libertad)
"La verdad nunca teme ser examinada, la mentira sí."
6
Responder
#2
Dios mío! Stargate
Nada más de leer la reseña ya tengo ganas de llorar  Confused
Pobre mujer!
A veces uno piensa que su vida es terrible y las circunstancias que la rodean también, pero llega otra persona con algo mucho peor y ya le bajo a mis intentos de suicidio  Big Grin  (hablo por mí, claro, soy bien dramática jajaja)
Lo abrí en Yandex para leer en línea, mi celular ya no puede con tanto.
Seguro lo termino en unos días y vendré a darte mi opinión.
Punto aparte, Stargate te quiero dar las gracias por culturizarnos, sabes? Ando un poco decepcionada por las actitudes de otros activistas en Facebook y en cambio, aquí en el Foro pones a nuestro alcance libros para ayudarnos a continuar despertando, siempre eres un caballero y a pesar de que se te extraña (yo te extraño a veces sí a veces no jeje  Tongue ) cuando escribes lo haces de manera que vale la pena la espera de leerte.
Te mando un enorme abrazo!!!
Tal vez no lo veas así, pero como dueño del Foro has cambiado muchas vidas, entre ellas la mía  Heart
Gracias!!!

5
Responder
#3
(11-Feb-2019, 10:40 pm)
Stargate escribió: [Solo foristas activos pueden ver enlaces. Haz clic para registrarte.]

[Imagen: westoverp.jpg]

Tara Westover: el poder de una educación
18-10-2018

Si creces creyendo que el Apocalipsis llegará pronto, que el mundo está gobernado por los Illuminati, que los médicos y los profesores son agentes de un poderoso servicio de inteligencia que controlan las vidas de quienes «saben la Verdad»; si pasas tu niñez y tu adolescencia almacenando conservas y gasolina en un agujero cavado en el jardín, por si el ejército te ataca y necesitas provisiones para sobrevivir; si nunca has ido al colegio ni sabes cuándo naciste exactamente; si a tus dieciséis años tus padres creen que tienes veinte porque «cuesta llevar la cuenta de la edad de los hijos»; si nunca has ido al colegio porque tenías que ayudar a tu padre en un desguace de chatarra y a tu madre a atender partos y a fabricar cocciones de hierbas mientras chasqueaba los dedos (porque a través de esos chasquidos, Dios le indicaba las proporciones correctas). Si vives todo esto en tus primeros años de vida, cuando se forja tu identidad y te construyes como persona, si tu entorno de seguridad y tus referencias se mueven entre el fanatismo religioso –Mormón, en este caso–, el aislamiento, las teorías de la conspiración y el desequilibrio mental, si tu rutina diaria es esquivar la violencia de tu hermano mientras tus padres la justifican por tu actitud poco recatada…

Si esta es tu vida solo puedes tener ganas de huir, aunque eso suponga tener que preparar por libre, estudiando a escondidas, la prueba de acceso a la Universidad, y que llegues a las aulas y nunca hayas oído hablar del Holocausto, de Napoleón o de Martin Luther King, o que no sepas que en el siglo XX hubo dos guerras mundiales. A pesar de partir de cero y de tener que ponerse al día en unos meses de lo que tendría que haber aprendido en años, la protagonista de este libro se doctoró en Cambridge y obtuvo una beca para Harvard.

Lo que he contado aquí no es ficción: no es producto de la imaginación fértil de una escritora. Lo que cuenta Tara Westover (Idaho, EEUU, 1986) en Una educación (traducción de A. Martín, ed. Lumen) es su historia, la de una vida tremenda de la que pudo escapar con valentía, una gran fuerza de voluntad y mucho afán de superación. «Es increíble que antes creyera todo esto sin el menor recelo. El mundo entero se equivocaba: sólo papá tenía razón.» Tara Westover abrió los ojos –y descubrió el mundo– gracias al conocimiento, a las lecturas, al saber que encontró más allá de sus montañas.


Un libro muy recomendable.

[Solo foristas activos pueden ver enlaces. Haz clic para registrarte.]
¡Vaya reseña stargate! Wow, quede sorprendido, en esta nave planetaria llamada tierra se registran cada situación, chamin esto me gusto mucho, muchas gracias por compartirlo.
4
Responder
#4
No es coincidencia que los de la secta, tengan de protagonista a otra Tara, en este caso Tara Matson ?. En uno de sus videos.
2
Responder
#5
(14-Feb-2019, 09:15 pm)
plinio el joven escribió: [Solo foristas activos pueden ver enlaces. Haz clic para registrarte.]) con canciones, vídeos, películas (por cierto bien lindas) igualito a jw.org, tienen apóstatas  activistas y miles de traumados por su control mental como nosotros.
Todo eso lo aprendí de platicar tres semanas con ellos, me invitaron a la iglesia pero hasta creen que voy a ir!  Tongue  No gracias! Aunque les pedí un Libro de Mormón, me lo trajeron al instante. Se ven muy interesados en captarme para su secta, ya estoy inmunizada contra eso jajaja
Así o más parecidos???  Big Grin
Saludos plinio el joven

4
Responder
#6
(14-Feb-2019, 11:40 pm)
Azul ultramar escribió: [Solo foristas activos pueden ver enlaces. Haz clic para registrarte.]) con canciones, vídeos, películas (por cierto bien lindas) igualito a jw.org, tienen apóstatas  activistas y miles de traumados por su control mental como nosotros.
Todo eso lo aprendí de platicar tres semanas con ellos, me invitaron a la iglesia pero hasta creen que voy a ir!  Tongue  No gracias! Aunque les pedí un Libro de Mormón, me lo trajeron al instante. Se ven muy interesados en captarme para su secta, ya estoy inmunizada contra eso jajaja
Así o más parecidos???  Big Grin
Saludos @"plinio el joven"
¡RAYOS!  palmada Como diría kiko ¿que cosas no?
3
Responder
#7
Como parte de mis investigaciones sobre religiones sigo una página de ex mormones en Facebook llamada Gadiantón: Lamanitas Blancos, también los apoyo en su activismo Big Grin
Aprovechando este hilo, les traigo una reseña sobre el papel de la mujer dentro de SUD:

EL ESTIGMA DE LA MUJER EN LA IGLESIA MORMONA:

Ser mujer dentro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días puede representar un verdadero dilema cuando caes en la cuenta que todas las expectativas de la “femineidad“ están puestas en cada una de ellas al crecer escuchando a los líderes y a sus propios padres instándoles únicamente a desarrollar su lado maternal, femenino y todo lo relacionado con ser buenas amas domésticas.

Casi no existe lugar para la realización personal más allá del hogar para una mujer de la iglesia y esto se debe a que las METAS son claras al llegar a los 18 años: ir a la misión y/o casarse por encima de cualquier otra prioridad y si acaso llegasen a tener una carrera profesional, se les desaconseja el ejercerla, salvo para apoyar a sus esposos en caso de ser estrictamente necesario.

Realmente horrendo ese psicótico nivel de presión ejercido en la Iglesia a las mujeres desde temprana edad, no sólo se les exige ser mujeres virtuosas, dulces, maternales, atractivas pero recatadas, sino que además deben ser buenas madres y cuidar su físico luego de tener a sus bebés, porque de no ser así, el hombre puede pecar con otra mujer, y sería culpa de ellas por no haberse cuidado correctamente. Toda esa presión y altas expectativas acaban generando una baja autoestima y depresión.

Ese mentalidad blanco y negro o pensamiento dicotómico ha dañado la imagen que las mujeres tienen de sí mismas, pues son tales las expectativas elevadas que se forman alrededor de ellas, que muchas veces, al verse incapaces de cumplir con todas, las abruma en gran forma; como si la culpa de un matrimonio malogrado siempre fuese por la ineficiencia de la mujer, y si los niños fracasan como miembros de la iglesia, o como estudiantes, es “porque la madre ha fallado en su labor”, no importando si en el hogar llegasen a sufrir violencia doméstica y toda clase de abusos, incluso sexual.

Sea en el hogar, la Iglesia o en la BYU, no hay lugar para ser víctimas, y el sólo hecho de acusar al hombre las convierte automáticamente en victimarias a las que es preciso castigar, pues el sacerdocio y el liderazgo son intocables.

Por otra parte, no juzgo a una mujer que libre de persuasión cohercitiva, decida solo dedicarse al cuidado de sus hijos y ser ama de casa, es perfectamente válido y entiendo que eso implica un agotamiento físico y emocional que muchas veces es aún mayor que el de salir a trabajar fuera de casa. Lo que me levanta profunda sospecha es que esa sea la única opción moralmente buena y posible dentro de la iglesia.

Es un mundo sin opción en donde existe una enorme presión a que la misión en la tierra sea simplemente ser madres y esposas abnegadas, sumisas a la voluntad del hombre. No hay opción, prácticamente. Mucho menos pareciera una opción el NO querer ser madre en la iglesia. Que clase de mujer no quiere tener hijos? Solo una mujer corrompida o mundana que va en contra del “Plan de Salvación”, dirían las hermanas de la capilla.

A las mujeres jóvenes en los campamentos se les enseña a ser FUNCIONALES, y en la Sociedad del Socorro se les entrena para aprender a hacer galletitas, confeccionar ropa, hacer bordados y como apoyar al sacerdocio, sin mencionar la cantidad de chismes que ahí se suscitan, pues hay una lucha constante por ser la más virtuosa, la más sumisa, la mejor esposa, la madre con los niños más listos y educados, lo que las convierte en personas autómatas, incapaces de verse entre mujeres como iguales, sino más bien como competencia.

Y eso, pareciera hacer un gran favor a la institución SUD, pues se convierte en un efecto placebo que limita las expectativas de las mujeres respecto a ellas mismas en función de su “progreso personal” al no darse cuenta que son más que simples máquinas de hacer bebés, propiedad de una fabrica de mujeres funcionales a un sistema controlador y represor. Si su única misión en la vida fuera fabricar hijos, serían simples UTEROS humanos, no creen?

Es común ver mujeres que una vez llegadas a la adolescencia se dejan llevar por la degradante dinámica de subir en sus redes sociales fotografías posando con sus mejores vestidos domingueros, luciendo su medallón que las certifica y avala como mujeres virtuosas, un libro de mormón en la mano o con la vista del templo de fondo, todo acompañado de alguna frase espiritualmente edificante en una clara intención de captar la atención del varón "poseedor del sacerdocio", como si no fuese ya suficiente con las actividades en la iglesia establecidas con la finalidad de verdaderos “Mercaditos de Carne” entre los jóvenes ansiosos por la exaltación (Convenciones de JASES, bailes de instituto, etc.), con los respectivos efectos colaterales que implican los matrimonios prematuros y a temprana edad. Proselitismo religioso y "prostitución espiritual"? Ahí se las dejo para analizar..

Las mujeres de la Iglesia no son solo entes que dan placer a sus esposos, impedidas de sentir un orgasmo por ser pecado, tocarse y reconocer sus propios cuerpos. Acaso no tienen una mente que es bueno usarla sin culpa, para dudar, ser escépticas, fantasear, imaginar y desarrollar su verdadero potencial como personas en una sociedad?

Es innegable que las mujeres tienen desarrollados algunos atributos tanto físicos como emocionales diferentes a los masculinos, ahí está el complemento, pero complemento no es subyugar, ni someter.

Realmente ese es el ejemplo y la clase de vida que deseamos para nuestras hijas? A ser objetos creados en favor de la plenitud y la “divinidad” masculina? Como apoyo al sacerdocio exclusivamente? A olvidarse de sí mismas para cumplir con las expectativas de otros que les dicen que hacer y que no? Son más que eso!

No son “la gorda, la flaca, la blanca y deleitable, la negra, la conversa, la retornada, la inactiva, la indígna, la investida, la sellada, la apóstata o la lesbiana” .. son MUJERES, y si ya la historia machista del patriarcado SUD está en contra de ellas, para que seguir hundiéndose entre ellas mismas dentro de la iglesia?

Necesitamos mujeres más fuertes e inteligentes, mas empoderadas y con una mentalidad equilibrada, libre de prejuicios y estigmas, sea dentro o fuera de la iglesia. El mundo las necesita y el mormonismo las anula.. aún más allá de la secta..


[Solo foristas activos pueden ver enlaces. Haz clic para registrarte.]

Saludos cordiales! Heart

4
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este hilo: 1 invitado(s)