Copyright owners, please read our FAIR USE NOTICE / AVISO DE USO JUSTO. (April 08, 2018)

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

[Experiencia] La Hermandad... Sin cariño natural!
#16

No suelo comentar mucho, pero son justamente casos como estos los que me empezaron a abrir los ojos. Hace unas semanas me contaron de un caso absurdo de "amor" cristiano: Un grupo de hermanos organizan un paseo a otro país, con la intención de ir a predicar a una zona rural indígena, y así hacer alarde de su "amor al prójimo". En este paseo, hospedan a un grupo de hermanas en una casa grande, de las cuales una es una joven de unos 21 años, y las demás son mujeres de 40 años para arriba. Pues, ¡sorpresa! Estas hermanitas tan maduras decidieron demostrar su "amor cristiano" haciéndole la vida imposible a la joven de 21 años: La dejaban fuera de la casa, no la dejaban usar la cocina, etcétera... ¿De qué vale ir y predicar 150 horas si no puedes demostrar principios básicos de decencia y consideración a los demás? De verdad que se trata de un amor frío, superficial y a conveniencia...

Destructor, no te conozco, pero leo tus posts con frecuencia. ¡Espero que todo salga bien con tu padre!
[+] 1 forista dio MeGusta al mensaje de Squin
Responder
#17

Por cierto, me equivoqué, escribí "padre" , y debí haber escrito "familiar". Perdón por el error.
[+] 1 forista dio MeGusta al mensaje de Squin
Responder
#18

(14-Jun-2019, 12:17 am)Squin escribió:  No suelo comentar mucho, pero son justamente casos como estos los que me empezaron a abrir los ojos. Hace unas semanas me contaron de un caso absurdo de "amor" cristiano: Un grupo de hermanos organizan un paseo a otro país, con la intención de ir a predicar a una zona rural indígena, y así hacer alarde de su "amor al prójimo". En este paseo, hospedan a un grupo de hermanas en una casa grande, de las cuales una es una joven de unos 21 años, y las demás son mujeres de 40 años para arriba. Pues, ¡sorpresa! Estas hermanitas tan maduras decidieron demostrar su "amor cristiano" haciéndole la vida imposible a la joven de 21 años: La dejaban fuera de la casa, no la dejaban usar la cocina, etcétera... ¿De qué vale ir y predicar 150 horas si no puedes demostrar principios básicos de decencia y consideración a los demás? De verdad que se trata de un amor frío, superficial y a conveniencia...

Destructor, no te conozco, pero leo tus posts con frecuencia. ¡Espero que todo salga bien con tu padre!

Gracias Squin.
Lo cierto es que no es mi padre, es mi suegro.
Os contaré que mi padre murió hace como 11 años.
Al morir en Mallorca y yo estar en Granada, ni siquiera pude verlo antes de enterrarlo, pues ya le habían echo la autopsia. (Algún día os la cuento).

Lo triste es que al volver una semana más tarde, solo me me recibieron en la congregación como si hubiera estado enfermo. Nadie se preocupó de verdad en mi, y supongo que eso no me dolió tanto, porque estuve ocupado en mi trabajo, y los compañeros de trabajo si me consolaron.

Lo cierto es que de todo se aprende, y me alegro de haberlos encontrado a ustedes.
Muchas gracias por todo a Todos!!

"Me enamoré de sus demonios. Ella de mi oscuridad.
Éramos el infierno perfecto".
- Anónimo -
[+] 3 foristas dieron MeGusta al mensaje de Destructor
Responder
#19

Las palabras son fáciles de ofrecer pues solo hay que decirlas o escribirlas pero las demostraciones de aprecio y amor, eso a veces requiere de sacrificios e incluso esas obras tan gratificantes, beneficiosas y animosas son anónimas, solo quedan entre dos o tres personas.

No dejéis de hacer las preguntas difíciles...así es como cambia el mundo...

http://desdefueradelajaula.blogspot.com.es
[+] 4 foristas dieron MeGusta al mensaje de Betfague
Responder
#20

En la parte final de su libro Raymond Franz describe precisamente ese AMOR que distingue a los testigos de Jehova y creo que todos de una u otra manera hemos visto eso incluso nosotros mismos en algún momento hayamos mostrado una actitud similar.


Cita:Es remunerador ahora sentirse libre para reunirse con las personas y no verse obligado a buscar cómo están “catalogadas” para saber cómo considerarlas. No se necesita clasificarlas automáticamente
como Testigos o como “mundanos”, como quienes están en “la
verdad” y quienes forman parte de “la organización del Diablo”, ni
por el hecho de estar “etiquetado” como testigo considerar a la persona como “hermano” o “hermana” y, si no es así, verla únicamente
como alguien al que se le ha de “dar testimonio”, pero con quien no
se ha de mantener asociación amigable. Por el contrario, es un
sentimiento saludable el sentirse capaces de hacer una valoración
imparcial y justa por lo que él o ella es como persona. El obrar así es
alentador, porque sabemos que “Dios no es parcial, sino que en toda
nación el que le teme y obra justicia le es acepto.”

Sin ningún género de dudas lo que ha supuesto una de las
experiencias más penosas para muchos que han tratado de ser fieles
a su conciencia ha sido el darse cuenta de la rapidez con la que pueden terminarse amistades de mucho tiempo dentro de la comunidad de los Testigos de Jehová, cómo de repente una situación de amor
aparente se torna en una fría desconfianza. Una testigo de un estado
del sur de los EE.UU., quien era de las más activas en su
congregación, comenzó a darse cuenta de lo mucho que la
organización se había alejado de las enseñanzas bíblicas. Contó a una
conocida que, a pesar de todo, no tenía intención de abandonar. Como
ella misma lo expresó: “Hay demasiadas personas en nuestra
congregación con las que he estudiado la Biblia y les he ayudado a
asociarse con ella. Siento amor profundo por ellas y por otras y por
eso creo que debo quedarme. No puedo alejarme de esas personas a
las que quiero”. Poco tiempo después, los ancianos, al llegar a conocer
que ella tenía reservas relacionadas con algunas doctrinas,
comenzaron cuestionar su “lealtad”. Casi de la noche a la mañana
la actitud hacia ella dio un giro. Se encontró declarada culpable por
las insinuaciones y los chismes que corrían en la congregación. Como
ella dijo, “descubrí que el profundo amor que yo pensaba que había,
en realidad sólo existía en una dirección
. Sin haber hablado conmigo para saber cuáles eran en realidad mis sentimientos, personas a las que había llegado a querer profundamente, de repente se volvieron frías para conmigo”.

Cuando la propia reverencia de uno para con Dios, su devoción e
integridad hacia El ha sido objeto de difamación (se trata de la mayor
calumnia que pueda existir), resulta estremecedor que alguien a quien
se consideraba un amigo fiable se limite a decirle: “No sé lo qué haya
ocurrido y prefiero no saberlo”. O llegar a saber que esa persona ha
dicho: “Desconozco los hechos, pero tiene que haber habido una
buena razón para la decisión tomada por la organización”.

El a menudo excesivamente ensalzado amor que se alega como
parte del “paraíso espiritual” se muestra como algo muy superficial.

En una conversación telefónica mantenida con una Testigo de un
estado cercano, quien aún mantenía una asociación activa, me dijo
que su marido, un anciano prominente en su ciudad, había estado
sometido durante algún tiempo a la fuerte presión de otros ancianos
de la localidad. “Si pudieran encontrar algo en su contra, lo colgarían
del árbol más alto”, dijo. Mi comentario consistió en recordarle el
dicho: “con amigos como esos, no se necesitan enemigos”. “No sabe
cuántas veces hemos repetido eso”, dijo ella.

Mis sentimientos son similares a los reflejados en la carta que
escribió una persona que sufrió la frialdad del rechazo. Allí dice:

A pesar del dolor que experimenté cuando amigos del pasado, que
lo fueron por muchos años, prefirieron dar crédito a esos cuentos en
lugar de preguntarme directamente para conocer la verdad, ha sido
paliado por el gozo que tengo... también el ser consciente de que la
razón para que actuaran de esa manera fue el temor que sentían.

Puedo perdonarles de corazón, porque me doy cuenta de cuáles eran sus convicciones: en el mejor de los casos, que yo había abandonado a Jehová (al abandonar la organización) y en el peor de los casos, que
había sido engañado y extraviado por Satanás. De una u otra forma,
eso me colocaba en una posición alejada de ellos. Lamento cualquier
daño que les haya podido causar a ellos u a otros en la organización.
Los quiero de veras y haría cuanto estuviera en mi poder para
acercarme a ellos y explicarles la verdad de lo que me está pasando.
Es lo mismo que yo siento, porque creo que cambiar de afecto con
la misma facilidad con la que se enciende o apaga la luz no es más
que otra consecuencia de haber sido adoctrinados por la organización,
no algo que acostumbre a suceder con la mayoría de los sentimientos
que tienen las personas.

En cualquier caso, al Testigo o la Testigo que sigue su conciencia
puede sucederle que vea finalizadas prácticamente todas sus
amistades. En tal caso, es ciertamente necesario asumir la actitud que
expresó el salmista:

En caso de que mi propio padre y mi propia madre de veras me
dejaran, aún Jehová mismo me acogería.


Crisis de conciencia  pag. 465-467

"Nada te ata excepto tus pensamientos; nada te limita excepto tu miedo; nada te controla excepto tus creencias." ( Marianne Williamson.)

[Imagen: giphy.gif]

[+] 4 foristas dieron MeGusta al mensaje de neo
Responder


Posibles hilos similares...
Hilo / Autor Respuestas Vistas Último mensaje

Salto de foro:


Usuarios navegando en este hilo: 1 invitado(s)