Esta comunidad utiliza cookies
Esta comunidad utiliza cookies para almacenar información de ingreso si eres forista, y tu última visita si no lo eres. Las cookies son pequeños textos almacenados en su computadora; dichas cookies son puestas por este sitio y no posan como riesgo de seguirdad. Las cookies rastrean topicos específicos que usted haya leído. Por favor confirme si acepta o rechaza que estas cookies sean almacenadas.

Una cookie se alamcenará en su navegador para prevenir que este aviso salga nuevamente. Usted podrá cambiar este ajuste utilizando el enlace a pie de página.

Copyright owners, please read our FAIR USE NOTICE / AVISO DE USO JUSTO. (April 08, 2018)

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

!Soy un sobreviviente del armagedón!
#31

Me he quedado de piedra, bien podría ser el guión de una película. Enhorabuena por el relato Réquiem.
[+] 2 foristas dieron MeGusta al mensaje de boxer69
Responder
#32

[Antes del mensaje anterior, el de boxer, hay un aporte más, por si no lo vieron los invito a revisarlo antes de leer lo siguiente, porque es continuación]

Elevó sus manos con gracilidad e hizo una reverencia.  En el centro del podio, sin tener ningún micrófono, haciendo uso de su autoritaria voz, el peculiar auditorio dejó de cuchichear y se dejó llevar hipnotizado por el himnario délfico de la doncella.

—Me es muy grato dirigirme a un auditorio tan especial como el de esta hermosa noche en la celebración de la liberación del pueblo elegido —inició con gran elocuencia propia de sus aptitudes—. Dios conoce perfectamente el arduo trabajo realizado durante las décadas en que hemos mantenido en pie la religión Testigos de Jehová, de la cual, muchos aquí presentes son fieles y abnegados hermanos por la causa, como nuestra estimadísima abuelita Hellen Wrigth, o el elocuente Marqués Filippo Signoret —extendía sus brazos y contorneaba sus manos, en una danza espiritual sofisticada—. Sin embargo —Hizo una pausa suficientemente extensa como para captar la atención de sus oyentes—, no sabemos en qué momento Jehová o Jesús pretendan traer el fin, por lo cual tenemos que seguir adelante con nuestra propia sagacidad y hoy se nos abre la oportunidad de convertir a nuestra religión en la base del nuevo mundo. Quizá Dios quiera darnos el honor de construir un lugar paradisiaco por nuestra propia mano —Los engalanados presentes, volteaban a mirarse con sus allegados con una repentina consternación. Usualmente todos asistían a la reunión anual de accionistas y no se llevaban ninguna noticia ácida, así que aún no entendían lo que estaban escuchando, empezando a preocuparse un poco por su dinero con esa afirmación de una construcción—. El publicador de a pie nunca sabrá lo que en verdad significa ser Testigo de Jehová, ni siquiera quienes dirigen las sucursales, o el mismísimo Cuerpo Gobernante. Tan sólo nosotros —elevó el tono de voz, al clásico discurso de un político apasionado— la élite, conocemos cuánta sangre hay que sudar para que todo esto se mantenga en pie. Las inversiones, los coqueteos políticos, las marañas legales en cientos de países, el blanqueamiento de los informes. Ya no vivimos en la década de los setenta, cuando a nuestros padres no les importaba presentar un déficit de publicadores porque creían firmemente en la escatología de Franz. Ahora tenemos alrededor de siete millones de testigos activos, no diez y medio como mostramos en la página web. Nuestro estimado Presidente Jack —Emitió esta frase con un tono suave y filial— sabe muy bien de lo que estoy hablando por todos esos gestos afirmativos que me está regalando —sonrió mirando fijamente a Jack que mantenía su postura serena. Replicó dando dos aplausos leves—. Si bien la venta de edificios en Brooklyn hace unos años resultó ser una bendición económica que nos ha permitido seguir a flote, en conjunto con nuestros negocios secretos, lamentablemente queridos hermanos, este barco tiene demasiadas fisuras por las cuales anegarse y las contribuciones ya no están siendo las suficientes para mantener este ritmo de déficit —Ahora la incomodidad entre los asistentes era claramente palpable en sus rostros. Estaban allí para que les dieran buenas noticias, para que les aclararan que sus cuentas millonarias seguirían en auge, no para derribar su sueño empresarial—. Sé que a muchos no les agrada escuchar lo que estoy recalcando, pero recuerden lo que les dije hace un momento: ¡Tenemos una oportunidad muy grande de salvar todo por cuanto hemos trabajado! ¡Nos han dado el privilegio de ser los arquitectos de la gran tribulación y sobrevivir al Armagedón! Imagínese a usted siendo parte del plan maestro que ayude a estallar el tiempo del fin que tanto hemos proclamado. Se trata de un doble premio, un gana y gana. Si Jehová toma esto como una señal y termina con el mundo de Satanás, ganamos. Si Jehová se mantiene en su actitud paciente y benévola de espera, ganamos —En este punto no pocos querían gritar que se dejara de rodeos y explicara claramente a qué se refería—. Sí, sí, sí. Sé lo que están pensando —hizo el gesto de espera con ambas manos—. ¿Por qué no deja de andar en círculos y nos dice lo que tenemos que hacer? —Usó un tono irónico para realizar la pregunta— Bien, vamos a ello, no sean impacientes. Resulta que al Presidente Jack le llegó una oferta sobre la mesa… muy deliciosa —contorneó las facciones de su rostro con suma delicadeza para acompañar el significado de su última afirmación—. Quieren comprar el barco agujereado como si fuese un transatlántico de lujo. ¿Podéis creerlo? Quieren adquirir los siete millones de cabezas de nuestra organización. ¿Por qué? Lo resumiré en tres palabras: Lealtad, lealtad, lealtad. ¡No es que me crea Rutherford dando ese tipo de énfasis! Simplemente no tengo otra forma de expresar el interés de nuestro cliente. Buscan personas que obedezcan sin rechistar. Así que nos están pagando por venderles la incondicionalidad de los Testigos de Jehová —Ahora todo el mundo murmuraba—. No quieren las propiedades, ni sus muy apreciadas acciones. Nada de eso. Nos pagan por traer la gran tribulación y adoctrinar a nuestros queridos hermanos de a pie. ¿Cuánto ofrecen? Digamos que, de hacerse público, Forbes necesitará gastar muchísimo papel al incluirnos a todos en el top de su lista de millonarios, pero ya sé que ninguno de nosotros quiere ser el centro de atención. Ahora daré paso a nuestro estimado Presidente Jack que les explicará cómo se deberá proceder en caso de llegar a una decisión unánime el día de hoy. —Dio tres pasos al frente, estando casi al borde, se inclinó un poco y colocó ambas manos entre las mejillas para susurrar—: Sólo les adelanto que nos sentiremos como el ángel de Jehová cuando pasó por Egipto aniquilando a los que no obedecieron con la señal de la pascua.
—Lanzó besos al aire e hizo un ademán de despedida antes de abandonar con gran elegancia aquel lugar.

Jack posesionó el estrado inmediatamente. Su rubia cabellera ahora representaba la corona de la realeza que se empezaría dirigir a sus plebeyos. De rasgos faciales bien marcados, exudaba seriedad acompañada de una mirada superlativa transmitida por el azul de sus ojos. Sobre su lujosa camisa y pantalón, una chaqueta trench blanca desabrochada que le llegaba a los pies, con pliegues y picos que combinarían con cualquier estilo gótico, le hacía gala.

—Aurora ha dado una introducción de calidad, como nos tiene acostumbrados; una entrada gourmet, digna del plato fuerte que os voy a servir ahora mismo. Ciertos gobiernos, peones de nuestro cliente, se dispondrán a proscribir, atacar, mancillar y vedar a nuestra organización como parte de este plan. Nosotros tendremos que guiar a los hermanos, primero imbuir un sentido desalentador, y luego machacarlos con propaganda apocalíptica. Nuestra organización es como un preciado campo de agave. Una planta que requiere su tiempo para poder extraer sus preciados azúcares para fabricar licores de calidad. Estamos en el décimo año de cultivo simbólico, cuando se tiene que cosechar el fruto de nuestro esfuerzo. No podemos dejarlo desvanecer. Se ha preparado a la jerarquía de nuestra organización y al publicador promedio para acatar órdenes y entendimientos sin rechistar. Marcamos el nombre de Jehová a fuego vivo en sus conciencias. Se ha mantenido un estándar lineal de control que se ha evitado romper, pero ahora es cuando debemos procesar ese material en bruto y convertirlo en el mismísimo vino de las bodas de Caná. ¿Acaso no se lo merecen ustedes? ¿Acaso todo el sudor y esfuerzo de sus abuelos y padres no lo vale? ¿Queréis ser los supervivientes y arquitectos del nuevo mundo tal y como muchos que ya no están aquí hubiesen deseado con vehemencia? ¡Pues hoy es el día! —Dio un grito de júbilo— ¡Hoy es cuando debemos demostrar lealtad a nuestras raíces como accionistas! ¡Hoy es el momento de hacernos sentir como lo que somos: Los únicos dirigentes de esta religión! —El auditorio se puso de pie y aplaudía enérgicamente. Tras un minuto de alboroto, Jack volvía a tomar el control—. Puesto que vuestras acciones y mensualidades no se tocarán, os pido que firméis la resolución que os llegará en los próximos días, si desean que se desembolse el dinero en sus cuentas. Si alguien no está de acuerdo con esto, puede vender hoy mismo todas sus acciones a Aurora y ser libre de seguir adorando a Dios en un salón del reino, siempre recordando la estricta confidencialidad que manejamos y la confianza que debéis tener en Jehová, seáis creyentes o no —solicitó esto último con un tono sepulcral, como si las palabras escondieran una amenaza conocida a voces—. En lo que a mí respecta, los aplausos que recibí en el intermedio, me dan autorización para proceder con la construcción de este plan de trabajo, y os prometo que, como vuestro Presidente, no os decepcionaré y haré lo que tenga que hacer para que cada uno de ustedes y sus familias sobreviva al Armagedón y sea un adalid en las tierras del nuevo mundo.

Cuando la utópica reunión terminó tras unos cuantos detalles más que helaron la sangre a muchos, la abuelita Hellen Wright y el Marqués Filippo, se acercaron a Aurora para vender la totalidad de sus acciones. A fin de cuentas, su mención en el discurso de apertura, fue simplemente un guiño profético a su actual renuencia. Aurora estaba en racha.

IV

Nuevamente en el hospital Everest, Ermack hacía compañía a la devastada señora Messina, tras ser tratados de alborotadores en el lugar de culto. Aguardaban en la casi abandonada sala de espera del ala oeste. En el quirófano, se libraba una batalla campal para sellar los conductos sanguíneos expuestos y restablecer la homogeneidad que pudiese permitir en cierto grado que Mathew siguiera respirando sin una transfusión. El recuento de eritrocitos era demasiado bajo.

Ermack dejó a la Sra. Messina tras pedir permiso por cordialidad y se dirigió al patio posterior para fumarse un cigarrillo. No esperaba que su mal habida curiosidad le jugara tan sucio y ahora se recriminaba por lo que acababa de hacer, aunque no podía sacarse a Aurora de su cabeza y la manera en qué trató a la madre de Mathew y en especial al anciano conductor de la Atalaya. Se estaba convirtiendo en un pensamiento recurrente, y esperaba que el dulzor nicotino lo diluyera de sus neuronas.

La noche abrazaba la soledad, en un dueto encantador que invitaba a la reflexión, la nostalgia y sentimentalidad. Fue imposible para Ermack no tomar el microbús de los recuerdos con destino a su época de testigo, acatando la orden que le susurró la brisa noctívaga.

Lunes 09 de marzo de 2020.
Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas, como nosotros también perdonamos a quienes nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal, amén.

Jueves 14 de marzo de 2020.
Dios, si realmente existes, no creo que quieras que lea esta basura de revista que me han dejado esos dos extraterrestres trajeados. Sabes que no me gusta orarte, porque no creo del todo en ti, pero lo hago por burlarme de la clase de predicadores de los que haces uso. Por favor, entrénalos un poquito más, vístelos como gente. En consideración voy a revisar ese sitio web del que tanto me hablaron, a ver si en verdad responde las grandes cuestiones de la vida.

Jueves 26 de marzo de 2020
¡Volvieron! Recordaban mi nombre y apellido. ¿Puedes creerlo? No sé qué tienen, pero su amabilidad me termina incomodando. No es natural, es algo… especial. De todas formas, la charla estuvo bien. Garabatearon mucho para explicarme por qué permite Dios el sufrimiento, una explicación caca huelga decir, pero me han obsequiado un librito amarillo sobre la biblia. Y aunque detesto eso de un cursillo bíblico, creo que pueden matar mi aburrimiento. Además que me visitarán tan solo una vez a la semana. Serán como mis monos de circo para entretenimiento, ¿qué te parece Dios?, espero no te enfades conmigo por hacer lo que estoy haciendo.

Jueves 02 de Abril de 2020
Hoy el hermano Antonio trajo a su esposa. ¡Me siento como un bicho raro! Me hicieron orarte antes de empezar a leer ese extraño libro. Creo que la próxima vez me haré el enfermo o me inventaré algo. Además, las respuestas que están dando en el estudio me parecen un poco forzadas, encasilladas… pero admito que mata mi soledad y la hermanita Rosalía tiene una mirada tan tierna con unas piernotas y un cul… perdón Dios. Lástima que ya esté casada, aunque quien sabe… sólo tú, ¿verdad, Dios… Jehová? Me han invitado a una reunión el domingo, aunque les he dicho que lo iba a pensar, están tremendamente chiflados si piensan que voy a ir. Si le escribo al whatsapp de Rosalía, será sólo para darle guiños.

Jueves 09 de Abril de 2020
Les he dicho que he pescado la gripa y que no podía atenderlos hoy. Discúlpame diosito por eso, pero de verdad tenía que atender otros asuntos más importantes. Tú sabes que el partido que se jugaba hoy en el horario de mi estudio de la biblia estuvo demasiado emocionante, además que lo he disfrutado destapado unas pocas cervezas. Me siento muy bien. Creo que dormiré como piedra luego de visitar unas páginas web muy distintas a la jota doblebé que no te harían mucha gracia… o sí, ¿cómo iba? Te digo esto en el nombre de Jesús-amén.


"Es al caer en el abismo cuando recuperamos los tesoros de la vida" -JOSEPH CAMPBELL 
The bible is glitchtastic! Sorry for the spoiler.

Lee la traducción que realicé al libro "Nueva Luz" documenta decenas de cambios en las doctrinas de los testigos.


[+] 3 foristas dieron MeGusta al mensaje de Réquiem
Responder
#33

Ya se por donde va el asunto. El Armagedon que los testigos de Jehová esperan e

"Ser original es un mérito, quererlo ser es un defecto".
[+] 1 forista dio MeGusta al mensaje de CATALAN
Responder
#34

Ya se por donde va el asunto. El Armagedon que los testigos de Jehová esperan en esta historia Réquiem es causado por la misma organización. La organización ha dado la orden para que las Naciones mismas donde tiene ella relaciones políticas le empiecen a dar muerte a los mismos hermanos. Creo que por ahí va la idea no? O ya me perdí?

"Ser original es un mérito, quererlo ser es un defecto".
[+] 1 forista dio MeGusta al mensaje de CATALAN
Responder
#35

(26-Nov-2019, 11:34 pm)CATALAN escribió:  Ya se por donde va el asunto. El Armagedon que los testigos de Jehová esperan en esta historia Réquiem es causado por la misma organización. La organización ha dado la orden para que las Naciones mismas donde tiene ella relaciones políticas le empiecen a dar muerte a los mismos hermanos. Creo que por ahí va la idea no? O ya me perdí?

(edité la explicación, porque decidí que es mejor que se vaya descubriendo conforme avance el relato)

He estado muy ocupado estas últimas semanas, a ver si continuó en cuanto tenga tiempo.

Saludos.


"Es al caer en el abismo cuando recuperamos los tesoros de la vida" -JOSEPH CAMPBELL 
The bible is glitchtastic! Sorry for the spoiler.

Lee la traducción que realicé al libro "Nueva Luz" documenta decenas de cambios en las doctrinas de los testigos.


[+] 1 forista dio MeGusta al mensaje de Réquiem
Responder


Posibles hilos similares...
Hilo / Autor Respuestas Vistas Último mensaje

Salto de foro:


Usuarios navegando en este hilo: 1 invitado(s)