Esta comunidad utiliza cookies
Esta comunidad utiliza cookies para almacenar información de ingreso si eres forista, y tu última visita si no lo eres. Las cookies son pequeños textos almacenados en su computadora; dichas cookies son puestas por este sitio y no posan como riesgo de seguirdad. Las cookies rastrean topicos específicos que usted haya leído. Por favor confirme si acepta o rechaza que estas cookies sean almacenadas.

Una cookie se alamcenará en su navegador para prevenir que este aviso salga nuevamente. Usted podrá cambiar este ajuste utilizando el enlace a pie de página.

Copyright owners, please read our FAIR USE NOTICE / AVISO DE USO JUSTO. (April 08, 2018)

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

La Iglesia Catolica, parapsicologia y TransComunicacion instrumental
#1

Comenta el Padre Francois Brune (sacerdote y escritor católico francés):

Era el 17 de septiembre de 1952. El padre Pellegrino Ernetti, que se encontraba en su laboratorio de física experimental, lo recuerda con precisión y fue él mismo quien me lo contó, cuando fui a visitarlo a su monasterio de San Giorgio Maggiore, en Venecia.

En aquellos momentos, Ernetti trabajaba junto al padre Agostino Gemelli, fundador de la Universidad católica de Milán y presidente en aquel entonces de la Academia pontificia,  en la filtración de misteriosas voces que salian persistentemente en grabaciones.  

Se servían para ello de un oscilógrafo y de viejos magnetófonos, que no funcionaban todavía con cintas, sino con hilos. Estos se rompían a cada paso, requerían operaciones delicadas y provocaban pérdidas de tiempo. Pues bien, desde hacía muchos años, desde la muerte de su padre, cuando el padre Gemelli se encontraba con una dificultad, tenía la costumbre de encomendarse de inmediato a su difunto padre, diciéndole familiarmente: "Papá, ayúdame!"

En aquel trabajo, no faltaban las ocasiones de invocar tal ayuda. Aquel día, el hilo había vuelto a romperse y, mientras realizaba la necesaria reparación, el padre Gemelli había hecho su llamada habitual. Fue entonces cuando, al volver a poner en marcha el aparato, en lugar de escuchar el canto gregoriano que estaban grabando, se hicieron oír estas palabras con claridad: -Pues claro que te ayudo, -estoy siempre a tu lado!- El padre Gemelli, en aquellos momentos, se sintió aterrorizado.

Comenzó a temblar y a sudar. El padre Ernetti le animó, sin embargo, a hacer una nueva tentativa y entonces se dejó oír la misma voz, clara, aunque un tanto irónica: *Pues claro, cabezón:  no ves que soy yo? Cabezón (zuccone), así es como cariñosamente lo llamaba siempre su padre.

Los dos religiosos se apresuraron a visitar a Pio XII para darle cuenta del acontecimiento. El Papa tranquilizó al padre Gemelli:

Mi querido Padre, quédese tranquilo, éste es un hecho estrictamente científico y nada tiene que ver con el espiritismo; el magnetofón es un aparato objetivo al que no se le puede sugestionar, capta y graba las vibraciones sonoras vengan de donde vengan. Esta experiencia puede marcar tal vez el comienzo de un nuevo estudio científico que confirme la fe en el Más allá.

El padre Ernetti tuvo la extraordinaria amabilidad, más tarde, de hacerme llegar las entrevistas que había concedido a la revista Astra sobre este extraordinario acontecimiento.  Lo citado aquí es del n1 de junio de 1990, pp. 90-91.

La razón principal por la que el santo Padre rechaza vincular este mensaje con el espiritismo no es porque la iniciativa del mismo haya venido del más allá, sino porque quedaba necesariamente al margen de toda sugestión por parte del receptor.
[+] 1 forista dio MeGusta al mensaje de testigo de yahoo
Responder
#2

Todo comenzó el 12 de junio de 1959 en las afueras de Estocolmo,
con Friedrich Jürgenson. Jürgenson nació el año 1903 en
Odessa, pero desde 1943 fijó su residencia en Estocolmo. Estudió
pintura y canto, y practicó realmente estas dos artes, fue pintor y
cantor de ópera.

Más tarde se dedicó a la producción de documentales
de arte. Después de haber realizado tres sobre Pompeya, fue
incluso autorizado, oficialmente, a emprender nuevas excavaciones,
que le brindaron la ocasión de filmar nuevos documentales.

Después de esto, el Vaticano le encargó trasladar a sus lienzos el
recuerdo de las excavaciones realizadas bajo la basílica de San
Pedro de Roma. Obtuvo los derechos exclusivos de una película
sobre la basílica, en la que aparecía personalmente el Papa Pablo
VI.

Realizó también un documental sobre el prodigio de la sangre
de San Genaro, en Nápoles, y otro sobre el Papa y sus colaboradores.
Pues bien, aquel 12 de junio de 1959, en las afueras de Estocolmo,
Jürgenson había comenzado a grabar sonidos de pájaros. Cuál
no sería su sorpresa cuando, al escuchar la cinta, oyó también un
solo de trompeta que terminaba con una especie de charanga. Luego
una voz de hombre, en noruego, le hablaba de sonidos de pájaros
de noche. Finalmente, creyó incluso reconocer el sonido de un
alcaraván.

Pensó, en primer lugar, en una avería del magnetofón. Se preguntó
si, en determinadas circunstancias, un magnetofón podía o
no captar ciertas emisiones como un receptor de radio. Hizo revisar
su aparato, pero se quedó muy intrigado. La coincidencia resultaba
desconcertante.

Un mes más tarde, mientras trabajaba para la radio en una emisión
sobre la gran Anastasia, una voz, en alemán, lo llamó por su
nombre y le habló de Rusia. Otras veces lo llamaban en italiano:
"Federico".

Estas voces le decían también: "Estás siendo observado,
cada tarde busca la verdad...". Esas voces eran inaudibles durante
la grabación. Al reproducir, no eran sino ligero murmullo.
Jürgenson tuvo incluso que entrenar su oído para poder captarlas.
Como la fatiga era mayor que la curiosidad, quiso abandonar estas
experiencias. Transcurría el otoño de 1959 cuando fue presa de
una especie de alucinaciones auditivas. Su oído, sensibilizado,
creía escuchar palabras o pequeños fragmentos de frases en los
ruidos más diversos: restallar de la lluvia, frotamiento de papel,
etc. Y siempre se oían las mismas palabras: "Escuchar, mantenerse
en contacto, escuchar."

Jürgenson reanudó sus experiencias. Pero sólo recibía mensajes
extraños y sin continuidad. En un momento dado, creyó estar manteniendo
relación con extraterrestres. Pero como nada venía a confirmárselo,
no entendiendo ya absolutamente nada, estaba dispuesto
a abandonar. Fue en el momento en que ya tenía colocado su
dedo sobre el botón de parada, cuando escuchó en sus auriculares:
"Por favor, espera, espera, escúchanos!"
[+] 1 forista dio MeGusta al mensaje de testigo de yahoo
Responder
#3

No es por nada, pero da un poco de yuyu ¿no?..............

"NUESTRAS CONVICCIONES MAS ARRAIGADAS, MAS INDUBITABLES SON LAS MÁS SOSPECHOSAS.
ELLAS CONSTITUYEN NUESTRO LÍMITE, NUESTROS CONFINES, NUESTRA PRISION"
(Ortega y Gasset)
Responder
#4

(06-Sep-2019, 11:08 am)testigo de yahoo escribió:  Comenta el Padre Francois Brune (sacerdote y escritor católico francés):

Era el 17 de septiembre de 1952. El padre Pellegrino Ernetti, que se encontraba en su laboratorio de física experimental, lo recuerda con precisión y fue él mismo quien me lo contó, cuando fui a visitarlo a su monasterio de San Giorgio Maggiore, en Venecia.

En aquellos momentos, Ernetti trabajaba junto al padre Agostino Gemelli, fundador de la Universidad católica de Milán y presidente en aquel entonces de la Academia pontificia,  en la filtración de misteriosas voces que salian persistentemente en grabaciones.  

Se servían para ello de un oscilógrafo y de viejos magnetófonos, que no funcionaban todavía con cintas, sino con hilos. Estos se rompían a cada paso, requerían operaciones delicadas y provocaban pérdidas de tiempo. Pues bien, desde hacía muchos años, desde la muerte de su padre, cuando el padre Gemelli se encontraba con una dificultad, tenía la costumbre de encomendarse de inmediato a su difunto padre, diciéndole familiarmente: "Papá, ayúdame!"

En aquel trabajo, no faltaban las ocasiones de invocar tal ayuda. Aquel día, el hilo había vuelto a romperse y, mientras realizaba la necesaria reparación, el padre Gemelli había hecho su llamada habitual. Fue entonces cuando, al volver a poner en marcha el aparato, en lugar de escuchar el canto gregoriano que estaban grabando, se hicieron oír estas palabras con claridad: -Pues claro que te ayudo, -estoy siempre a tu lado!- El padre Gemelli, en aquellos momentos, se sintió aterrorizado.

Comenzó a temblar y a sudar. El padre Ernetti le animó, sin embargo, a hacer una nueva tentativa y entonces se dejó oír la misma voz, clara, aunque un tanto irónica: *Pues claro, cabezón:  no ves que soy yo? Cabezón (zuccone), así es como cariñosamente lo llamaba siempre su padre.

Los dos religiosos se apresuraron a visitar a Pio XII para darle cuenta del acontecimiento. El Papa tranquilizó al padre Gemelli:

Mi querido Padre, quédese tranquilo, éste es un hecho estrictamente científico y nada tiene que ver con el espiritismo; el magnetofón es un aparato objetivo al que no se le puede sugestionar, capta y graba las vibraciones sonoras vengan de donde vengan. Esta experiencia puede marcar tal vez el comienzo de un nuevo estudio científico que confirme la fe en el Más allá.

El padre Ernetti tuvo la extraordinaria amabilidad, más tarde, de hacerme llegar las entrevistas que había concedido a la revista Astra sobre este extraordinario acontecimiento.  Lo citado aquí es del n1 de junio de 1990, pp. 90-91.

La razón principal por la que el santo Padre rechaza vincular este mensaje con el espiritismo no es porque la iniciativa del mismo haya venido del más allá, sino porque quedaba necesariamente al margen de toda sugestión por parte del receptor.
Nuestro insólito universo.
Responder
#5

(07-Sep-2019, 05:35 am)testigo de yahoo escribió:  Todo comenzó el 12 de junio de 1959 en las afueras de Estocolmo,
con Friedrich Jürgenson. Jürgenson nació el año 1903 en
Odessa, pero desde 1943 fijó su residencia en Estocolmo. Estudió
pintura y canto, y practicó realmente estas dos artes, fue pintor y
cantor de ópera.

Más tarde se dedicó a la producción de documentales
de arte. Después de haber realizado tres sobre Pompeya, fue
incluso autorizado, oficialmente, a emprender nuevas excavaciones,
que le brindaron la ocasión de filmar nuevos documentales.

Después de esto, el Vaticano le encargó trasladar a sus lienzos el
recuerdo de las excavaciones realizadas bajo la basílica de San
Pedro de Roma. Obtuvo los derechos exclusivos de una película
sobre la basílica, en la que aparecía personalmente el Papa Pablo
VI.

Realizó también un documental sobre el prodigio de la sangre
de San Genaro, en Nápoles, y otro sobre el Papa y sus colaboradores.
Pues bien, aquel 12 de junio de 1959, en las afueras de Estocolmo,
Jürgenson había comenzado a grabar sonidos de pájaros. Cuál
no sería su sorpresa cuando, al escuchar la cinta, oyó también un
solo de trompeta que terminaba con una especie de charanga. Luego
una voz de hombre, en noruego, le hablaba de sonidos de pájaros
de noche. Finalmente, creyó incluso reconocer el sonido de un
alcaraván.

Pensó, en primer lugar, en una avería del magnetofón. Se preguntó
si, en determinadas circunstancias, un magnetofón podía o
no captar ciertas emisiones como un receptor de radio. Hizo revisar
su aparato, pero se quedó muy intrigado. La coincidencia resultaba
desconcertante.

Un mes más tarde, mientras trabajaba para la radio en una emisión
sobre la gran Anastasia, una voz, en alemán, lo llamó por su
nombre y le habló de Rusia. Otras veces lo llamaban en italiano:
"Federico".

Estas voces le decían también: "Estás siendo observado,
cada tarde busca la verdad...". Esas voces eran inaudibles durante
la grabación. Al reproducir, no eran sino ligero murmullo.
Jürgenson tuvo incluso que entrenar su oído para poder captarlas.
Como la fatiga era mayor que la curiosidad, quiso abandonar estas
experiencias. Transcurría el otoño de 1959 cuando fue presa de
una especie de alucinaciones auditivas. Su oído, sensibilizado,
creía escuchar palabras o pequeños fragmentos de frases en los
ruidos más diversos: restallar de la lluvia, frotamiento de papel,
etc. Y siempre se oían las mismas palabras: "Escuchar, mantenerse
en contacto, escuchar."

Jürgenson reanudó sus experiencias. Pero sólo recibía mensajes
extraños y sin continuidad. En un momento dado, creyó estar manteniendo
relación con extraterrestres. Pero como nada venía a confirmárselo,
no entendiendo ya absolutamente nada, estaba dispuesto
a abandonar. Fue en el momento en que ya tenía colocado su
dedo sobre el botón de parada, cuando escuchó en sus auriculares:
"Por favor, espera, espera, escúchanos!"
Bueno, no es que yo sea muy cobarde pero...... a mi me sucede algo así y, la carrera que pego es tan grande que ni flash con el mayor esfuerzo me alcanza.
Responder
#6

No se asusten je je je, se va a poner bueno...

Esas pocas palabras que escucho Jürgenson, cambiaron toda su vida. A partir de aquel
instante ya no dejó sus investigaciones en este campo y se dedicó
a ellas por completo. Muy pronto, entre las voces, reconoció la de
su madre, muerta cuatro años antes. Una tras otra caían todas las
hipótesis construidas para encontrar otra explicación. Poco a poco,
se imponía la evidencia: recibía con claridad, en directo, mensajes
del más allá.

Sabiendo que era un políglota, las voces mezclaban en la misma
frase palabras en todas las lenguas, cosa que no hace ninguna emisora
de radio. Trataban por todos los medios de hacerse reconocer,
hablándole de su familia, de su trabajo, presentándose como difuntos
de su entorno, padres, amigos, conocidos.
Rápidamente, Jürgenson comenzó a rodearse de testigos y de
discretos y eficaces colaboradores en primer lugar, el parapsicólogo sueco
doctor J. Bjórkhem y Arne Weisse de la radio sueca, con otros cinco
colaboradores. El “estreno” en público fue luego grabado, en
parte, en el disco que acompañó a la obra de Jürgenson. A partir
de 1963, el Instituto de Parapsicología de la Universidad de Friburgo,
dirigido por Hans Bender, recibió una grabación completa
de éste.

En el verano de 1964, el Instituto de Friburgo junto con Jürgenson
Se pusieron en contacto con el Deutsches Institut für Feldphysik de
Northeim y el Instituto Max Planck de Munich, continuándose los estudios.

Mas adelante un ingeniero del Grupo de Investigaciones Acústicas
de la Oficina Central de Técnicos de Telecomunicaciones de
Berlín se unió al grupo de investigadores. En esta fase se reconoce
científicamente como muy probable el origen paranormal de las
voces .
Responder
#7

Pronto vamos a pasar a la actualidad,
y lo que se ha aprendido de ese otro plano
Responder
#8

No cabe duda que los demonios estan muy activos en nuestros dias

“No todo lo que puede ser contado cuenta, y no todo lo que cuenta puede ser contado.” 
Eclesiastés 3: 3 Para todo hay un tiempo determinado; hay un tiempo para cada actividad bajo los cielos:,  7 (...) ; un tiempo para quedarse callado y un tiempo para hablar
Responder
#9

Ay Dios me puse a escuchar psicofonias en Youtube y ya no puedo dormir... ¿dónde está mi beluga para que me apapache? :'(

An extrahere poteris Leviathan hamo, et fune ligabis linguam eius?
—Job 41:1
Responder
#10

Gino Concetti, teologo hombre de confianza de Juan Pablo II que además era comentarista de L'Osservatore Romano,
(el diario oficial del Vaticano) ,

En este periodico “L’Osservatore Romano”, en su numero del 26 de noviembre de 1996
este comento sobre estos temas de Parapsicologia, tambien publicada en el Periódico Ansa,
alli Concetti sostiene que, para la Iglesia Católica los contactos con el "más allá" son posibles,
y aquel que dialoga con el mundo de los muertos no comete pecado si lo hace bajo inspiración de la fe:

Concetti - Según el catecismo moderno, Dios permite a nuestros queridos difuntos, que viven en la dimensión ultraterrestre, enviar mensajes para guiarnos en ciertos momentos de nuestra vida. Tras los nuevos descubrimientos en el dominio de la psicología de lo paranormal, la Iglesia ha decidido no prohibir las experiencias del diálogo con los finados, bajo la condición de que sean conducidas con una finalidad seria, religiosa, científica.

P - Según la doctrina católica ¿cómo se producen los contactos?
Concetti - Los mensajes pueden llegar hasta nosotros no a través de palabras y sonidos, es decir, por los medios normales de los seres humanos, sino a través de señales diversas; por ejemplo, por los sueños, que a veces son premonitorios, o a través de impulsos espirituales que penetran en nuestro espíritu. Impulsos que pueden transformarse en visiones y en conceptos."

P - Esas percepciones, ¿podemos tenerlas todos?
Concetti - Quienes captan más frecuentemente esos fenómenos son las personas sensitivas, es decir, personas que tienen una sensibilidad superior relativa a esas señales ultraterrestres. Me refiero a los clarividentes y a los médiums. Pero las personas normales pueden tener algunas percepciones extraordinarias, una señal extraña, una iluminación repentina. Al contrario de las personas sensitivas, pueden raramente lograr interpretar lo que les ocurre en su fuero interno.

P - Para interpretar esos fenómenos ¿les permite la Iglesia recurrir a los llamados sensitivos y a los médiums?
Concetti - Sí, la Iglesia permite recurrir a esas personas particulares, pero con una gran prudencia y en ciertas condiciones. Los sensitivos a quienes se puede pedir asistencia deben ser personas que lleven sus experiencias, incluso aquellas que se sirvan de técnicas modernas, inspiradas en la fe. Si son curas, es aún mejor. La Iglesia somete a interdicción todos los contactos de los fieles con aquellos que se comunican con el "Más Allá" practicando la idolatría, la evocación de los muertos, la nigromancia, la superstición y el esoterismo; todas las prácticas ocultas que inciten a la negación de Dios y de los sacramentos.

P - ¿Por qué motivaciones puede un fiel entablar diálogo con los finados?
Concetti - Es necesario no acercarse mucho al diálogo con los difuntos, a no ser en las situaciones de gran necesidad. Alguien que ha perdido en circunstancias trágicas a su padre o madre, o a su hijo, o bien a su marido y no se resigna a la idea de su desaparición, tener un contacto con el alma del querido difunto puede aliviarle el espíritu perturbado por ese drama. Podemos igualmente encaminarnos a los difuntos si se tiene necesidad de resolver un grave problema de vida. Nuestros antepasados, en general, nos ayudan y nunca nos enviarán mensajes contra nosotros mismos ni contra Dios.

P - ¿Qué actitudes conviene evitar durante los contactos mediúmnicos?
Concetti - No se puede jugar con las almas de los finados. No se puede evocarlas por motivos fútiles, para obtener, por ejemplo, un número de lotería. Conviene también tener un gran discernimiento respecto de las señales del "Más Allá" y no enfatizarlas mucho. Nos arriesgaríamos a caer en la más sospechosa y excesiva credulidad. Ante todo, no se puede abordar el fenómeno de la mediumnidad sin la fuerza de la fe.

Y ¿existe la comunicación entre vivos y muertos? El padre Gino Concetti, de viva voz, respondió:
"Considero que sí. Yo lo creo y me baso en un fundamento teológico que es el siguiente: todos nosotros formamos en Cristo un cuerpo místico,
del cual Cristo es el soberano. De Cristo emanan muchas gracias, muchos dones, y si somos todos unidos, formamos una comunión.
Y donde hay comunión, existe también comunicación". El Padre Gino Concetti fue más allá, al afirmar que "el espiritismo existe,
hay señales en la Biblia, en la Sagrada Escritura, en el Antiguo Testamento. Pero no se produce del modo fácil como cree la gente.
Nosotros no podemos llamar al espíritu de Miguel Ángel, o de Rafael. Pero como existen pruebas en la Sagrada Escritura,
no se puede negar que exista esta posibilidad de comunicación."

Concetti recibió además eco o refuerzo del teólogo Sandro Register:
"La Iglesia considera que es posible una comunicación entre este mundo y el otro mundo.
La Iglesia ya tiene convicción de que esta comunicación existe.
La Iglesia se siente peregrina, porque vive en la tierra y posee una patria en el cielo."

A eso se le agrega el comentario de Juan Pablo II el cual...
Dirigiéndose el 2 de noviembre de 1983 a los peregrinos reunidos en la Basílica de San Pedro, en Roma,
el Papa Juan Pablo II (1920-2005) declaró:
— El diálogo con los muertos no debe ser interrumpido, pues, en realidad, la vida no está limitada por los horizontes del mundo....
Responder
#11

(11-Sep-2019, 12:17 am)Leviatán escribió:  Ay Dios me puse a escuchar psicofonias en Youtube y ya no puedo dormir... ¿dónde está mi beluga para que me apapache? :'(

ja ja ja, si a veces da miedo,
¿No escuchaste esa que se grabo en un cementerio y dice (como en un grito de angustia)
en medio de la oscuridad
-"¿Y que hago yo aqui?"-

Esa si da miedo en especial en el contexto en que se grabo en medio
de un cementerio en horas de la madrugada
Yo hubiese salido corriendo
Creo que es una psifonia de Sinesio Darnell
Responder
#12

Aclaro que todo este hilo no es para apoyar ninguna doctrina rara,
es tal cual lo indica su titulo
Ver la posicion que ha adoptado, a veces oficialmente y otras veces sotto vocce
La Religion Catolica Apostolica Romana sobre estos temas

Despues cada cual haga su investigacion y vea.
Por eso trata de distintos temas tanto la Transcomunicacion
como temas de parapsicologia.

Yo creo que hay que investigar todo sin miedo
despues nuestro corazon nos dara con la respuesta necesaria para nosotros.

Lo que pocas personas saben es que el Vaticano tiene un Museo
de cosas sobrenaturales
"El Museo de las Almas del Purgatorio"
sobre el tambien queria postear
[+] 1 forista dio MeGusta al mensaje de testigo de yahoo
Responder
#13

Con cosas del demonio no me meto,  es peligroso jugar con fuego

“No todo lo que puede ser contado cuenta, y no todo lo que cuenta puede ser contado.” 
Eclesiastés 3: 3 Para todo hay un tiempo determinado; hay un tiempo para cada actividad bajo los cielos:,  7 (...) ; un tiempo para quedarse callado y un tiempo para hablar
[+] 1 forista dio MeGusta al mensaje de Estoyaqui
Responder
#14

el demonio es mi mejor amigo. no se preocupe ya tiene palanca
[+] 1 forista dio MeGusta al mensaje de cyberjesus
Responder
#15

(13-Sep-2019, 03:22 am)cyberjesus escribió:  el demonio es mi mejor amigo. no se preocupe ya tiene palanca

Perdon pero el demonio no es amigo de nadie, es un ser frio y calculador.

“No todo lo que puede ser contado cuenta, y no todo lo que cuenta puede ser contado.” 
Eclesiastés 3: 3 Para todo hay un tiempo determinado; hay un tiempo para cada actividad bajo los cielos:,  7 (...) ; un tiempo para quedarse callado y un tiempo para hablar
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este hilo: 1 invitado(s)