Esta comunidad utiliza cookies
Esta comunidad utiliza cookies para almacenar información de ingreso si eres forista, y tu última visita si no lo eres. Las cookies son pequeños textos almacenados en su computadora; dichas cookies son puestas por este sitio y no posan como riesgo de seguirdad. Las cookies rastrean topicos específicos que usted haya leído. Por favor confirme si acepta o rechaza que estas cookies sean almacenadas.

Una cookie se alamcenará en su navegador para prevenir que este aviso salga nuevamente. Usted podrá cambiar este ajuste utilizando el enlace a pie de página.

Copyright owners, please read our FAIR USE NOTICE / AVISO DE USO JUSTO. (April 08, 2018)

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

“Árabes sin un Señor”... ¿Por qué hay ateísmo en El Mundo Arabe
#1

ARTICULO TRADUCIDO DEL SITIO DARAJ.COM, EN ARABE, ESCRITOR: SAID EL WADEII (DE YEMEN), PUBLICADO EL 12 DE DICIEMBRE DE 2017

“Árabes sin un Señor”... ¿Por qué hay ateísmo en Riad (1) y leen la “ilusión de Dios” en Saná?(2)

Los ateos árabes circulan en el ciberespacio, cínicamente, que el Islam se ha extendido por el Seif (la espada), pero terminará con el “Face”.  Se refieren a Facebook y las redes sociales, que permitieron una amplia gama de libertad, para tratar asuntos religiosos, lo que era imposible en la era de los medios tradicionales.

A pesar de esta exageración, este dicho señala la gran importancia de la revolución de Internet en el fenómeno del ateísmo árabe.

Internet, por supuesto, no creó el ateísmo, pero hizo posible la comunicación entre los “ateos silenciosos” y les mostró que no estaban solos. Después de que el ateísmo árabe era secreto, comenzó a salir al público y los ateos obtuvieron sus sitios en la red (red de ateos árabes), sus estrellas de televisión (Sharif Jaber, Hamid Abdul Samad, hermano Rashid) y sus famosos programas de televisión (Aya y Comentario, Pato Negro, Pregunta Audaz, Caja del Islam).

Los números dicen que el ateísmo árabe e islámico está en aumento. Este es el resultado inesperado revelado en una encuesta de 2012 por el “Wayne Gallup Polling Institute”. En Arabia Saudita, la cuna del islam, el 19% dijeron que eran “no religiosos”, mientras que el 5% se describieron a ellos mismos como “ateos”. Esta proporción es casi idéntica a la de los no religiosos en los Estados Unidos. Si convertimos el 5% en números, estamos hablando de un millón de ateos sauditas y 4 millones de no religiosos.

Según los resultados de la encuesta, el 2% de la población del Mundo Árabe son ateos, y la población del mundo árabe es de 370 millones, esto significa que hay 7 millones de ateos árabes (todos adultos).

En su libro “Árabes sin un Señor”, publicado en 2014, el periodista británico Brian Whitaker presentó una imagen detallada de la experiencia del ateísmo entre los árabes en los últimos años. Es, como describió, un largo camino que comienza con la duda en la fe (Dios, la justicia divina y el último día(3)), o conmoción en algunos principios de la religión, que ven como contrarios al espíritu contemporáneo (esclavitud, apostasía, jihad, conquistas, inferioridad de las mujeres, desigualdad entre musulmanes y otros), para convertirse después de eso a la no religiosidad o al ateísmo completo.

Debe haber una distinción aquí entre tres casos de “no religiosidad”, que son confusos (ateísmo, deísmo y agnosticismo), para que podamos entender los fenómenos de crítica a la religión y su contradicción entre los árabes de hoy. El primer caso de no religiosidad es el “ateísmo”, que consiste en negar la existencia de un Dios Creador del universo, negación de la inmortalidad y la vida futura. Pero hay otro caso, que se confunde con el ateísmo, es el “deísmo”, que significa fe en la existencia de Dios, pero sin fe en las religiones o los profetas. El tercer caso es el “agnosticismo”, que significa fluctuación en la idea de Dios y las religiones, sin decisión hacia la ratificación o la negación.

De estos tres casos, el “deísmo” es el más frecuente entre los árabes no religiosos, y explicaré las razones de esto más adelante.

A través de docenas de entrevistas realizadas por el libro “Árabes sin un Señor", con ateos de Arabia Saudita, Egipto, Yemen, Bahrein, Túnez, Marruecos y Palestina, vemos árabes no religiosos que buscan una conciencia moral moderna que reconoce los derechos humanos universales, la libertad de creencia, pensamiento y conciencia, libertad de las mujeres, individualidad, creatividad e interacción fructífera con los tiempos modernos, y no encuentran de quienes controlen el discurso religioso más que volver a pintar los viejos conceptos con nuevos colores. Aquí, el encarcelamiento de mujeres en el hogar se convierte en un tributo, la guerra religiosa como paz, la esclavitud de las personas en nombre del sacerdocio como liberación, y la defensa de las tradiciones sociales atrasadas como una virtud.

Sin embargo, cuando llegamos al pensamiento científico, los encontramos muy confrontados con textos que hablan sobre lo paranormal y los milagros (Isra y Miraj(4), milagros del Profeta, genios, demonios, mal de ojo y magia), y solicitan una reinterpretación acorde con los últimos logros de la ciencia y los principios más básicos de la razón. El ateísmo contemporáneo es un fenómeno más complejo de lo que pensamos, pero sorprendentemente, la mayoría de los ateos eran religiosos o provenían de familias religiosas. Esto contradice la creencia popular de que el ateísmo y el no religiosidad se están extendiendo debido al débil conocimiento religioso o la débil autoridad de la religión. Por el contrario, la mayoría de los ateos estudiaron bien la religión y leyeron sus textos originales, ¡y todos los casos de ateísmo, precedidos por un caso de religiosidad profunda, terminaron con la salida de la religión!

El otro hallazgo revelado por el caso del ateísmo, es que el poder de la autoridad religiosa y el poder del discurso religioso, que limita las opciones de pensamiento y libertad para el creyente, están empujando más hacia el ateísmo (más ateos en Arabia Saudita que en el Líbano y Túnez, dos países más abiertos). Esto contradice otra noción común de que la “libertad” es la causa de la propagación del ateísmo, mientras que lo contrario parece ser cierto.

Hay una gran presencia de mujeres en el fenómeno del ateísmo, aproximadamente el 40% de los ateos son mujeres. Este alto porcentaje puede explicarse por la religión patriarcal y el discurso religioso, y los enormes obstáculos que el discurso religioso tradicional coloca frente a la libertad, dignidad e igualdad de las mujeres.

Entonces, para las mujeres en el Medio Oriente, hay más razones que los hombres para abandonar la religión. (Algunas preguntas de las ateas son: ¿Cómo prohíbe el Islam la relación de amor, pero permite el cautiverio, la violación y el matrimonio infantil? ¿Por qué los textos religiosos solo se dirigen a mí como seguidora o pertenencias del hombre?).

El ateísmo “islámico” no es un fenómeno accidental, sino un fenómeno famoso en la historia islámica.

El profesor de filosofía egipcio Abdul Rahman Badawi cree que la tendencia general en la civilización islámica fue el “deísmo” en lugar del “ateísmo”, y si el lema del ateísmo occidental era “la muerte de Dios”, el lema del ateísmo islámico era “la muerte de la profecía”.

Según parece, la tendencia general de la no religiosidad árabe sigue siendo el “deísmo”, es decir, la creencia en Dios y la negación de las profecías y los cánones religiosos. Los grandes “herejes” de la civilización islámica, desde Abu Ala Al-Maari hasta Al-Kindi, Al-Farabi, Ibn Al-Muqaffa, Ibn Sina y Omar Al-Khayyam son “deístas”, niegan las religiones y profecías, pero creen en la existencia de un dios cuya imagen y carácter difieren de un filósofo a otro.

Cuando el ateísmo clásico apareció en el siglo II Hégira, debido al fracaso de la vida religiosa para mantener el ritmo del desarrollo social y mental, el ateísmo contemporáneo surgió como resultado del agotamiento del discurso religioso, su valor deliberativo y su incapacidad para reconciliarse con los tiempos.

Sin embargo, hay una diferencia fundamental entre el ateísmo de hoy y el ateísmo de ayer. El ateísmo del pasado era elitista, se extendió entre la clase alta de intelectuales, pero el ateísmo de hoy es un ateísmo popular se extiende entre los musulmanes de varias afiliaciones de clase social y niveles educativos.

Uno de los libros más buscados en Internet por los árabes en 2015 fue el de Richard Dawkins, “La Ilusión de Dios”. En el mismo período, el libro se vendía en secreto en algunas bibliotecas de Saná, y se agotaba a una velocidad récord. Durante mi visita a Jordania, también noté que su versión en inglés sigue siendo uno de los libros más populares.

Durante mis conversaciones con jóvenes de Yemen, Jordania, Siria, Egipto, Marruecos, Túnez e Irak, las “preocupaciones del ateísmo” fueron uno de los temas principales que discutieron. Me acostumbré a un mensaje quincenal que recibí en mi cuenta “privada” de Facebook después de la medianoche. Cada vez que un hombre o una mujer jóvenes llegan a mí, diciendo: “Perdí mi fe en la religión, ¿qué debo hacer?”.


Un mito común es que las lecturas científicas y filosóficas son la causa del ateísmo, lo cual no es cierto.

El ateísmo era muy sub-corriente entre los filósofos árabes, y la mayoría de los grandes filósofos no eran ateos. El ateísmo también fue una sub-tendencia entre los científicos árabes, la mayoría de los científicos no eran ateos. Lo que lleva a la juventud de hoy al ateísmo no son las ideas de Karl Marx, ni las ideas de Sigmund Freud ni las teorías de Darwin, sino las ideas de Ibn Taymiyyah, Khomeini, Ibn Uthaymeen, Sayyid Qutb, Sistani(6) y otros.

El camino del ateísmo no comienza con la lectura del “Origen de las Especies”  o el “Capital”, sino que comienza con los choques intelectuales y morales que reciben los jóvenes cuando leen Bukhari, Klini, Khomeini, “lo estricto”, “los hitos” y “Monoteísmo del Creador”(7).

Lo que lleva a los jóvenes de hoy al ateísmo es el discurso religioso extremista, que niega o duda sobre todo lo positivo en la vida, desde la ciencia hasta la libertad, el arte, la democracia, el laicismo y la igualdad, donde el joven se encuentra entre dos opciones amargas: religión, odio y aislamiento, o ateísmo y apertura a la vida.

Sí... el fenómeno del ateísmo entre los jóvenes se ha vuelto preocupante para algunos, pero no lo veo así.

El ateísmo es una situación personal, que puede ser permanente o temporal. Debido a que es una situación personal, no tiene consecuencias generales, no afecta a otros, no causa preocupación, o como algunas llamadas suponen que es “para tratamiento”.

Por el contrario, creo que el ateísmo tiene una función positiva cuando se brutaliza el discurso religioso, que se ha vuelto hostil a la razón, la paz, la libertad, la igualdad y el progreso. En esta situación particular, el ateísmo es una fuerte para presión a fin de reformar y humanizar el discurso religioso.

El clamor de la juventud árabe de hoy no es la “muerte de la profecía” como dijeron sus antepasados, ni la “muerte de Dios” como han dicho los filósofos europeos, sino un clamor por una nueva fe que no contradiga los valores y la ética de los tiempos, no contradiga la razón y la ciencia, ni santifique la violencia, la guerra y las masacres.


(1) Riad, capital de Arabia Saudita
(2) Saná, capital de Yemen
(3) El último día, día del juicio final a la humanidad (como el Armagedón en la creencia cristiana)
(4) Isra y Miraj, parte de la historia islámica donde se relata que el profeta Mahoma fue a los cielos a entrevistar con Allá y los profetas.
(5) Hégira, calendario islámico tuvo su inicio el año 622 D.C cuando Mahoma hégira (emigró) de la Meca a su nueva sede la Medina  
(6) Eruditos islámicos, de tiempos antiguos, modernos y  contemporáneos
(7) Eruditos y libros islámicos famosos
[+] 1 forista dio MeGusta al mensaje de Mr. Smiley
Responder


Posibles hilos similares...
Hilo / Autor Respuestas Vistas Último mensaje

Salto de foro:


Usuarios navegando en este hilo: 1 invitado(s)