Esta comunidad utiliza cookies
Esta comunidad utiliza cookies para almacenar información de ingreso si eres forista, y tu última visita si no lo eres. Las cookies son pequeños textos almacenados en su computadora; dichas cookies son puestas por este sitio y no posan como riesgo de seguirdad. Las cookies rastrean topicos específicos que usted haya leído. Por favor confirme si acepta o rechaza que estas cookies sean almacenadas.

Una cookie se alamcenará en su navegador para prevenir que este aviso salga nuevamente. Usted podrá cambiar este ajuste utilizando el enlace a pie de página.

Copyright owners, please read our FAIR USE NOTICE / AVISO DE USO JUSTO. (April 08, 2018)

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Cuiusvis hominis est errare, nullius nisi insipientis in errore perseverare
#1






Hace unos 5 años se analizó en este blog un video publicado en YT por un cierto "Padre Antonio", quien agregó la siguiente descripción: Un sacerdote [Carreira] destruye a un ateo en el plano intelectual. El ateo, al ver que no puede responder por falta de argumentos, trata de cambiar inútilmente el tema. Al final el sacerdote demuestra que por medio de la lógica y la física básica podemos concluir que Dios existe (o un mundo / condición que trasciende la materia), mientras que el pobre ateo reza para que se lo trague la tierra.

Ese mismo video ha sido citado recientemente en grupos de FB como una exhibición de la superioridad intelectual del fallecido cura Carreira sobre los ateos y de su demoledor argumento a favor de la vida eterna.

En esencia, Carreira afirmaba lo siguiente: si somos exclusivamente materia, sólo pueden actuar sobre nosotros las 4 fuerzas fundamentales conocidas: gravedad, electromagnética, nuclear fuerte y nuclear débil. Pero de esas fuerzas no puede surgir la capacidad humana de entender una poesía, así que debemos ser algo más que materia, y ese algo bien puede sobrevivir a la muerte del cuerpo. Ese era su raciocinio, y le exigía al ateo una explicación.

El error de Carreira consiste en exigir explicaciones de fenómenos complejos sobre la base de fenómenos elementales.

Es como si se le exigiera al ingeniero mecánico que diseñó el motor de un automóvil una explicación de su funcionamiento a partir de la actividad de cada uno de los átomos que forman parte del motor y de su combustible, una tarea virtualmente imposible. Pero si se elige una capa descriptiva superior, el asunto deja de ser misterioso: si en lugar de fijarnos en los átomos del motor examinamos los cilindros, pistones, válvulas, bielas y cigueñal del motor, se puede justificar fácilmente el movimiento rotatorio que produce.

De la misma forma, es absurdo (o deshonesto) exigir explicaciones de la capacidad de reconocimiento de patrones (palabras, imágenes, ideas) del cerebro humano a partir de las 4 fuerzas fundamentales que actúan a escala subatómica. Esa capacidad no puede ser explicada a partir de la actividad de protones, neutrones y electrones. Pero si observamos que el cerebro está configurado como una red neuronal, y que se han reproducido artificialmente esas redes logrando resultados similares, el asunto ya no resulta tan difícil de aceptar.

El "razonamiento" de Carreira es una falacia de composiciónuna falacia que consiste en inferir que algo es verdadero acerca de un conjunto sólo porque es verdadero acerca de una o varias de sus partes o componentes: los átomos del cerebro no pueden comprender poesías, por lo tanto, un cerebro compuesto de átomos tampoco puede; debe existir "algo más".



El "argumento" de Carreira también podría aplicarse a animales no humanos, como los elefantes. No podemos pedirles que entiendan poesías, pero no deja de ser notable que se reconozcan a sí mismos en el espejo y que trabajen en equipo. Siguiendo la "lógica" del cura Carreira, esas capacidades no pueden explicarse a partir de las 4 fuerzas fundamentales conocidas, así que los elefantes deben ser algo más que materia, y ese algo bien puede sobrevivir a la muerte del cuerpo.

El cura Carreira tendría entonces que aceptar que los elefantes también pueden tener vida eterna, pero la iglesia a la que perteneció siempre les negó esa posibilidad. A estas contradicciones se llega cuando los dogmas se estrellan contra la realidad.

FUENTE: https://jackrational.blogspot.com/2020/02/259-la-falacia-del-sacerdote-manuel.html

Existen aves que cruzan el pantano y no se manchan. yo ni pantano dejo!
>>Esto te puede interesar<<
[+] 3 foristas dieron MeGusta al mensaje de JoseFidencioR
Responder
#2

Un anciano al que predique me dijo:
"Mire joven, uno cree en lo que quiere creer."
Al final Dios es un sentimiento de fe, se tiene o no se tiene

Muchas veces he pensado en ello, cuando lees argumentos y contra argumentos te hacen entrar en un bucle.
El saber más no implica tener razón en todo
Si el debate parte de una desigualdad intelectual o dialéctica, a veces pueden parece más ciertos los argumentos, de los que aparentemente saben más o son mas agiles en responder.
En es el caso del sacerdote, como astrofísico de la Nasa, lo menos esperamos argumentos inteligentes ya que la sociedad sufre de tituitis. Pero el también astrofísico Stephen Hawking, esta con sus argumentos contrarios, dijo: 'No hay ningún dios. Soy ateo' ...

Hay más muertos por Dios que por el Diablo
[+] 3 foristas dieron MeGusta al mensaje de Amatheos
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este hilo: 1 invitado(s)