Esta comunidad utiliza cookies
Esta comunidad utiliza cookies para almacenar información de ingreso si eres forista, y tu última visita si no lo eres. Las cookies son pequeños textos almacenados en su computadora; dichas cookies son puestas por este sitio y no posan como riesgo de seguirdad. Las cookies rastrean topicos específicos que usted haya leído. Por favor confirme si acepta o rechaza que estas cookies sean almacenadas.

Una cookie se alamcenará en su navegador para prevenir que este aviso salga nuevamente. Usted podrá cambiar este ajuste utilizando el enlace a pie de página.

Copyright authors please see our disclaimer. (March 19)

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

La presión por ser la familia ejemplar
#1

“Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros”, esta frase del libro Rebelión en la Granja, de George Orwell ilustra cómo hasta entre la supuesta igualdad, siempre se buscará la diferencia de clases, siempre se buscará la superioridad de unos sobre otros.

En el caso de los testigos de Jehová, se les hace pensar que ya por el hecho de bautizarse pasan a ser parte del “pueblo de Dios”, viviendo en un paraíso espiritual donde no hay diferencias, donde hay amor eterno y todos son iguales, nadie es superior a otro en teoría.

Pero conforme uno va adentrándose dentro de la secta, nos damos cuenta que se categoriza a los miembros del grupo, a algunos se les considera “ejemplares” y a otro “no ejemplares” o “poco espirituales”. ¿Qué es una persona ejemplar?

El libro Pastoreen reconoce que no todos los hermanos son iguales, pues su definición de ejemplar es “Alguien cuya conducta y forma de adorar a Jehová son dignas de imitación. Su asistencia a las reuniones, su participación en el ministerio, su vida familiar, el tipo de entretenimiento que elige, su manera de vestir y arreglarse, etc., sirven de ejemplo. Una persona tiene que ser ejemplar para orar en representación de la congregación, ser precursor auxiliar o regular, o tener otros privilegios especiales”.

En pocas palabras, ser ejemplar significa cumplir con todas las expectativas de la secta, representa ser una persona aprobada de acuerdo a los estándares de la organización. ¿Cuál es la motivación necesaria para incentivar a alguien a alcanzar el nivel de testigo ejemplar? La respuesta es: Los privilegios, los privilegios son algo que se debe poner a la altura adecuada, de manera que no sea ni tan fácil de alcanzar, pero tampoco parezcan inalcanzables.

Al hacerlos no tan fáciles de alcanzar, le dan la sensación al testigo común de que debe esforzarse por tenerlos, pero para que no se desaliente en el proceso, le hacen creer que con tan solo esmerarse un poco más los puede alcanzar. Hay privilegios de todos los niveles; de la misma manera que Tom Sawyer le hizo creer a un amigo que pintar una barda era algo divertido, la secta hace creer que tareas mecánicas y operativas como barrer, limpiar, hacer trabajos de electricidad o plomería gratis son privilegios; conforme la persona se va convenciendo de que esta es la religión verdadera se le anima a alcanzar privilegios, y si es hombre, se le anima a trabajar para integrarse al clero como siervo ministerial y después anciano, si es mujer lo único que queda es ofrecerle el precursorado regular.

En todos estos casos, se necesita ser ejemplar, pero como vemos, ser ejemplar no solo significa que uno llene las expectativas de la secta, la familia juega un papel fundamental en esto. Así que generalmente el varón que tiene potencial para ser ministerial o ancianete, será observado junto con su familia, se espera que su esposa e hijos también estén a la altura del “privilegio del varón”.

Esto crea una fuerte presión, en primer lugar, sobre los hombres, pues en muchas ocasiones prácticamente deben “arrear” a su familia para poder estar al nivel solicitado. Varias ocasiones he visto cómo un hombre, que aparentemente es espiritual, ha sido descartado para siervo ministerial por tonterías estilo: su esposa casi no comenta en las reuniones, su hijo mayor no llega junto con su familia a la reunión, alguno de sus hijos ya tienes más de 15 años y no se ha bautizado, la familia no llega junta al salón del reino, etc. Cuando esto sucede, se hablará con el varón, y primero le dirán que está trabajando muy bien y que puede ser útil en la congregación (de esta manera se le abren las expectativas de progreso) y luego le dicen que tiene que trabajar en tal y cual cosa.

El varón, intenta asegurar su progreso y empieza a presionar a su familia, así que la familia es quien sufre esta presión, se ven obligados a hacer lo máximo, no porque les nazca del corazón, sino para apoyar al cabeza de la familia. Evidentemente todo esfuerzo sin la motivación correcta tarde o temprano causa efectos adversos, por ese motivo somos considerados la religión con menor tasa de retención en jóvenes. Los jóvenes testigos en cuanto logran independizarse generalmente demuestran aversión a cualquier religión, pues están cansados de la insistente presión a la que eran sometidos desde niños, cuando eran obligados a asistir a las reuniones, obligados a ir al servicio, obligados a predicar a sus maestros y compañeros de clase cargando atalayas en la mochila, obligados a limitar su amistad con los demás niños del vecindario, la prohibición en vez de causar un efecto positivo alimenta las ganas de probar el mundo exterior.

Pero la presión no acaba cuando el varón por fin obtiene el ansiado privilegio, o cuando la mujer logra el precursorado, en adelante, tendrán que seguir sometidos a constante presión para conservar el status quo. Saben que cualquier cosa puede hacerles perder el privilegio, por ejemplo una disminución en sus horas del servicio, no conducir estudios bíblicos, o dejar que los hijos estudien en la universidad. Mientras permanezcan en la secta y tengan el privilegio, se auto presionarán por estar al nivel de lo que se espera de ellos. Y el único beneficiado de todo esto es el sistema sectario, que obtiene lo mejor de personas que dedican su tiempo, recursos y energías en hacer felices a ocho vejetes, en lugar de trabajar por su patrimonio o pasar tiempo en familia.

Creo que, por este tema de la presión, ex ancianos PIMOS y algunos aún programados se han dado cuenta que no vale la pena sacrificar a toda la familia solamente por conservar el estatus. Es increíble la cantidad de ex ancianos que me dicen que han perdido las ganas de volver a alcanzar el “privilegio” y que prefieren pasar el tiempo en familia.

¿Qué puedo contar de mi familia y la presión que vivimos? Creo que la mayor fue la predicación, teníamos prohibido enfermarnos en fin de semana, fuera como fuera teníamos que ir a predicar, y ya de bautizado, hacer el precursorado auxiliar en vacaciones, todo esto afectó a la familia.

Que mi madre sufriera de depresión y por no entenderlo, mi padre la obligara a ir a las reuniones empeoró el problema. Y en cuanto a mí, hoy, aunque desprogramado, el no poder dejar de momento esta maldita función me hace recordar que el tiempo que paso llenando estúpidos registros y formularios podría pasarlo haciendo más dinero o simplemente estando en familia.

Cuéntame ¿Cómo viviste la presión por ser ejemplar o tener una familia ejemplar? ¿Cómo afectaste a tu familia o cómo resultaste afectado?
[+] 6 usuarios dieron MeGusta Charles Fiasco Rusell.
Responder
#2

Hoy estoy en modo Zen y me da fiaca recordar esos años de tortura sistemática, en las que se la tenían jurada a mi esposa al parecer. Porque todos los meses me llamaban por algo que había hecho o dejado de hacer. Siempre pidiéndome que hablara seriamente con ella, cosa que rara vez hacía, porque no me parecían cosas malas.

Las visitas del superintendente eran una tortura china para mí, los ancianos me encontraban errores hasta donde no los había. Pero a los amigotes de los ancianos, ese que todo el mundo sabía que golpeaba a su esposa o aquel otro que fue visto con una jovencita 30 años menor que el besandose en una zona despoblada, esos mismos fueron nombrados ministerial y anciano respectivamente.

En los últimos años mi mejor excusa fue: "no me siento bien en sentido emocional" para librarme de su larga lista de requerimientos y solo eso me funcionó. Hoy por hoy, cada seis meses me toca lectura de la Biblia en la escuela, lamentablemente tengo que hacerla para no levantar sospechas.
[+] 4 usuarios dieron MeGusta Leviatán.
Responder
#3

Es falso que yo no sirva para nada... al menos sirvo de mal ejemplo XDDDD

que suerte no haber sido TJ... y pobre de mi madre, que tenia un ateo en su familia XD

[Imagen: ASIMOV.png]
Isaac Asimov
[+] 3 usuarios dieron MeGusta JoseFidencioR.
Responder
#4

Bueno , recuerdo dos digamos experiencias en lo que comentas, la primera fue antes de mi nombramiento como SM, aunque ya era PR y tenia privilegios en el Salón del Reino como el Departamento de Audio y Video, Auxiliar de Limpieza , acomodador entre otros, que antes de retirarme de la reunión (agregando que aun creía en la Sociedad y sus doctrinas)  junto con mi hermano menor se me acerco un hermano que quería hablar seriamente conmigo, y que deseaba felicitarnos por nuestro progreso, pero , mencionó que al ser miembros ejemplares teníamos que tener cuidado con nuestras decisiones, porque podía influir en los demás y que muchos nos tomaban de ejemplo para tomar sus decisiones y así, siempre recalcando que los hermanos me observaban y todo eso, yo me quede extraño porque me personalmente y sigo creyendo que lo que haga siempre es para Jehová y no para los demás, pero por cortesía lo recibí bien, aunque desde aquel momento empecé a sentir esa presión de tener demostrar buen juicio y todo ese tema por mi reputación y como me observaban los demás (por mi meta de ser SM principalmente en ese entonces), ahora solo me rio de recordarlo, lo segundo ya fue algo reciente, un hermano le comento a mi hermano menor que le me anime a quedarme en el Zoom después de las reuniones, que al ser el Precursor y yo SM debemos dar el ejemplo, cuando me lo conto, bueno solo me dio risa porque ni otros SM ni ancianos me lo mencionaron directamente, por un momento dije que culpa tengo yo que mientras después de la reunían me concentro directamente en mis estudios porque tengo objetivos trazados y no ando como ellos viviendo en su paraíso espiritual y la vida de verdad , aunque como siempre lo tome a bien disimuladamente, y me quedo de vez en cuando, cuando ya el cerebro no me dan los números y no tengo otra interesante cosa que hacer me quedo en el zoom jajaja en fin , seguramente que a muchos les va aun más complicado en este tema pero es mi aportación al hilo.

conocerán la verdad;y la verdad los hará libres”
Juan 8:32 TNM 2019
[+] 2 usuarios dieron MeGusta Yuri Andropov.
Responder
#5

Con esto se demuestra que una familia de testigos está prácticamente atada cuando un varón se le ofrece o este desea aspirar a un nombramiento. Los únicos varones que la tienen un poco más fácil son los que no son siervos de Jehová y estos ya definen su postura y la sostienen de no hacerse testigos. Bueno, eso pienso yo porque he sabido que con los hermanos que no tienen familiares dentro de portan más condescendientes pero igual sufren de lo mismo
[+] 4 usuarios dieron MeGusta ceciliobuenavista18.
Responder
#6

Los que hemos crecido en la Wachi hijos de ancianos hemos vivido todas esas presiones.
bautízate rápido, debes ser ministerial a los 18, haz el precursorado, los demás te están observando, eso es malo, aquello también.

al tener y crecer en un circulo social tj el que dirán te obliga a mantener ese estatus de ministerial y ancianete

presiones por todos lados. por mi parte la mejor decisión que he tomado es dejar de ser ancianete, me siento en paz y tranquilo y dejar de pensar en lo que piensen los demas.

pueda ser que no muy lejos puedas experimentar la sensación de dejar esas presiones

saludos
[+] 5 usuarios dieron MeGusta centurion.
Responder


Posibles hilos similares...
Hilo / Autor Respuestas Vistas Último mensaje

Salto de foro:


Usuarios navegando en este hilo: 1 invitado(s)